martes, 12 de julio de 2016

El timo de la Bandera Azul

La Bandera Azul es un galardón que anualmente otorga la Fundación Europea para la Educación Ambiental, a las playas y puertos que cumplan con una serie de requisitos, resumidos en cuatro grandes bloques: 


  • Que exista información y se realicen actividades de educación ambiental
  • Que se mida y controle la calidad del agua
  • Que se mire por la conservación y gestión ambiental
  • Que existan medidas de seguridad (socorristas) y servicios (lavabos, accesos...)

Este sistema fue apoyado desde 1987 por la Comunidad Económica Europea a través de subvenciones, hasta que éstas se eliminan tras observarse discordancias entre los criterios de concesión de las distinciones y el estado real de las playas. Desde la Comisión Europea se concluyó que dichos criterios carecían del suficiente rigor. 

Son muchas las organizaciones de ecologistas que, a lo largo de los últimos años, han puesto de manifiesto el hecho de que las Banderas Azules no son sinónimo de un litoral bien conservado. De hecho, afirman que hay playas con esta bandera en las que existen problemas ambientales relacionados con la presión turística y urbanística, así como problemas de vertidos incontrolados derivados de emisarios submarinos.

Todo parece indicar que la concesión de la Bandera Azul no sigue unos criterios ambientales rigurosos sino que tiene más que ver con los equipamientos de la playa, los accesos o los servicios, por lo que han pasado a ser un producto comercial y publicitario que interesa mucho poseer a empresarios hoteleros y ayuntamientos.

Este año en España hay cocedidas 686 Banderas Azules entre playas y puertos, pero lo más probable es que en los lugares más limpios y con mejor calidad del agua no ondee ninguna bandera. Ni falta que les hace. 


No hay comentarios: