sábado, 3 de diciembre de 2016

Principios, valores y corrupción.

Es probable que con la edad las personas empecemos a añorar cosas del pasado, quizá por no adaptarnos a los cambios cada vez más rápidos que se producen en la sociedad, o tal vez sea porque en el pasado existían cosas positivas que con el tiempo se han perdido. Sea como fuere, hace no tantas décadas, la sociedad española parecía ser más pobre pero también más honrada. Sin embargo, en el presente parece que el ser honrado es sinónimo de tonto, porque la norma ahora es aprovecharse de todo lo que uno pueda aunque para ello haya que pisar a otros. La predisposición a corromperse es aún mayor en la política, aumentando exponencialmente cuanto más tiempo se permanece en puestos de poder.

La pérdida de normas y valores es la responsable de que en la sociedad actual la máxima a seguir sea conseguir el mayor beneficio individual posible y a toda costa. Ese beneficio se mide por la capacidad de acumular riquezas, es decir, tanto tienes, tanto vales.

Según el último barómetro del CIS del mes de septiembre, el 56% de los encuestados califican como mala la situación política del país, siendo la corrupción y el fraude el segundo problema de los españoles, sólo por detrás del paro. El tipo de corrupción que más preocupa socialmente es el mal uso del poder público para conseguir ventajas ilegítimas y sostener un nivel de vida y de riqueza muy por encima de lo que la nómina permite. Y es que la codicia es capaz de reunir a políticos de ideologías diferentes e incluso contrapuestas, en el saqueo de las arcas públicas.

Toda la sociedad es consciente de que la corrupción política existe, y es tal la información diaria que se recibe sobre estos escándalos, que ya se acepta como normal que todo eso ocurra. La sociedad se encuentra anestesiada por exceso de información y apenas se inmuta ante los nuevos escándalos que casi a diario abren los informativos de nuestro país: Gürtel, los ERE de Andalucía, los Pujol, Luis Bárcenas y la financiación ilegal del PP, el caso Urdangarín que incluso salpicó a la Corona… Los empresarios saben bien cómo funciona el sistema y tienen asumido que para obtener adjudicaciones deben pasar por el aro: a cambio de financiar al partido en el Gobierno (gobierno local, regional o nacional, indistintamente), el sector de la construcción, el bancario, el energético, el sanitario o el de las telecos saca su tajada. No es casualidad que muchos políticos terminen en consejos de administración de empresas eléctricas o de gas, o que se haya aprobado una ley que impone un impuesto a la energía obtenida por el sol. Se trata simplemente de devolver favores.


Y así,  mientras unos pocos se enriquecen bajo la apariencia de trabajar para el bien común, cae el crédito de los partidos e instituciones, alejando a la gente corriente de la política e incluso del sistema.



sábado, 12 de noviembre de 2016

¿Por qué ganó Donald Trump?

Tenía en su contra a todos: a los medios de comunicación, a Wall Street, a la opinión pública internacional, a la OTAN e incluso a muchos miembros de su propio partido, que no votaron por él. Pero aún así, se ha impuesto contra (casi) todo pronóstico a la candidata del partido demócrata, Hillary Clinton, y será el próximo presidente de los Estados Unidos de América, a pesar de obtener unos 300.000 votos menos que su contrincante. Cosas del sistema electoral americano.

Poco importaron sus comentarios sobre cómo hay que tratar a las mujeres o sus propuestas delirantes: construir un muro entre México y Estados Unidos pagado por México; prohibir la entrada de refugiados al país, así como la entrada de musulmanes; expulsar a 11 millones de inmigrantes sin papeles o cancelar los fondos para la lucha contra el cambio climático, ya que éste no existe, sino que es un invento de China. Pero todo eso queda en un segundo plano para el votante estadounidense, porque lo verdaderamente importante es que Donald Trump promete volver a hacer grande a su país. 

Y es así, de la mano de este hombre, cómo el populismo global ha llegado a Estados Unidos, conectando con la clase trabajadora, cada vez más alejada de la política, que ve en Trump a una persona muy diferente al político al uso. Su mensaje populista y reduccionista (la culpa es de los chinos, de los inmigrantes...) también ha calado en el votante blanco, cada vez mas amenazado ante el mestizaje creciente del país, al que también incomodan las reformas implantadas por Obama, como la ampliación del sistema de salud para las minorías. Donald Trump también se ha visto favorecido por la falta de carisma y simpatía de Hillary Clinton, que personificaba al establishment. No en vano, la candidata demócrata se ha dejado por el camino a 6 millones de votantes que sí votaron por Obama en las últimas presidenciales.

¿Por qué han fallado las encuestas? Es más que probable que el voto oculto haya sido el motivo, ya que muchas personas no se han atrevido en público a declarar que votarían por Trump, ya sea por vergüenza o por estar oficialmente mal visto (algo parecido a lo que ocurre en España con el Partido Popular). Sin embargo, sí acertó en su pronóstico el historiador Allan Lichtman, que con su método científico - matemático de 13 preguntas lleva 32 años pronosticando con éxito quién será el próximo presidente del país. 

Una de las premisas de la Sociología dice que lo importante no es lo que la gente dice que hace, sino lo que la gente hace. En Estados Unidos lo que han hecho es elegir a Donald Trump presidente. Cómo gobernará a partir de ahora, es toda una incógnita y un desafío para todas y cada una de las personas que habitamos en este planeta.


lunes, 24 de octubre de 2016

Adiós Gran Hermano, adiós

Corría el año 2000 cuando Telecinco decide apostar fuerte por el primer programa de tele-realidad que se iba a emitir en España: Gran Hermano. El formato consistía en grabar la vida de varias personas encerradas en una casa durante 90 días, sin interrupción.

Antes de llegarse a emitir, el programa ya estuvo cargado de polémica, surgiendo en la sociedad española un debate ético sobre si la emisión ininterrumpida de la vida de la gente podría suponer un atentado contra la dignidad personal. La cadena salió en su defensa afirmando que se trataba de un experimento sociológico inédito cuyo objeto de estudio era la observación y las interrelaciones y conductas humanas en un grupo cerrado. Es decir, desde Telecinco le daban el rango de investigación científica al programa para justificar su emisión y calmar a esa parte de la sociedad que se sentía escandalizada por pensar lo que podrían ver al encender su televisor. 

Han pasado 16 años desde aquel primer Gran Hermano que revolucionó la historia de la televisión en España y parece que la sociedad ya no necesita explicaciones sociológicas ni se escandaliza al sintonizar cualquiera de los múltiples realities que ofrece la televisión actualmente, ni de muchos otros que han pasado por nuestras pupilas en todo este tiempo, con mayor o menor éxito. No en vano, es nuestro país el que ostenta el récord de mayor número de ediciones de Gran Hermano: se está emitiendo la número 17, a lo que hay que añadir los 4 Gran Hermanos VIP precedentes.

Sin embargo, comienza a verse un cambio de tendencia. Gran Hermano 17 ha perdido fuelle con respecto a sus predecesores y ya no es el programa más visto en su franja de emisión. De hecho, este año la cuota de pantalla de sus últimas galas ronda el 19%, cuando en el año anterior superaban el 22%, por no hablar de los resúmenes y debates, donde han llegado a caer por debajo del 14%. Es más que probable que en Telecinco tengan la explicación a estos datos a la baja, que no debe andar muy lejos de estas hipótesis:

  • Gran Hermano nació de la mano de su presentadora, Mercedes Milá, defensora acérrima del formato. Sin duda, su ausencia este año hace que al espectador le falte algo. Se la echa de menos, sobre todo cuando su sucesor, Jorge Javier Vázquez, se dedica a presentar el programa como si fuera un programa de corazón. El hecho de que esté presente en múltiples proyectos de la cadena (Sálvame Diario, Sálvame Deluxe, Hay Una Cosa Que Te Quiero Decir, Supervivientes, Got Talent España...) hace que el público se canse de verle. Tenemos a Jorge Javier hasta en la sopa. Uno se agota sólo de verle.
  • Los concursantes se saben al dedillo la dinámica del programa, ya no resultan frescos y se parecen a los de cualquier otra edición anterior. Que se intenten favorecer las discusiones entre ellos comienza a ser un recurso aburrido.
  • Al programa no se le ha dejado descansar. En varias ocasiones se ha unido el final de Gran Hermano con el comienzo de la version VIP. El espectador también necesita descansar, no se le puede ofrecer el mismo programa durante prácticamente todo el año porque se corre el riesgo de quemarlo y que lo rechace de forma definitiva.
El tiempo siempre es el que da y quita razones. Será él quien determine si estamos o no ante el fin de una era. 


martes, 12 de julio de 2016

El timo de la Bandera Azul

La Bandera Azul es un galardón que anualmente otorga la Fundación Europea para la Educación Ambiental, a las playas y puertos que cumplan con una serie de requisitos, resumidos en cuatro grandes bloques: 


  • Que exista información y se realicen actividades de educación ambiental
  • Que se mida y controle la calidad del agua
  • Que se mire por la conservación y gestión ambiental
  • Que existan medidas de seguridad (socorristas) y servicios (lavabos, accesos...)

Este sistema fue apoyado desde 1987 por la Comunidad Económica Europea a través de subvenciones, hasta que éstas se eliminan tras observarse discordancias entre los criterios de concesión de las distinciones y el estado real de las playas. Desde la Comisión Europea se concluyó que dichos criterios carecían del suficiente rigor. 

Son muchas las organizaciones de ecologistas que, a lo largo de los últimos años, han puesto de manifiesto el hecho de que las Banderas Azules no son sinónimo de un litoral bien conservado. De hecho, afirman que hay playas con esta bandera en las que existen problemas ambientales relacionados con la presión turística y urbanística, así como problemas de vertidos incontrolados derivados de emisarios submarinos.

Todo parece indicar que la concesión de la Bandera Azul no sigue unos criterios ambientales rigurosos sino que tiene más que ver con los equipamientos de la playa, los accesos o los servicios, por lo que han pasado a ser un producto comercial y publicitario que interesa mucho poseer a empresarios hoteleros y ayuntamientos.

Este año en España hay cocedidas 686 Banderas Azules entre playas y puertos, pero lo más probable es que en los lugares más limpios y con mejor calidad del agua no ondee ninguna bandera. Ni falta que les hace. 


lunes, 11 de julio de 2016

No todos somos Leo Messi

Tras la sentencia que condena por un delito de evasión fiscal a 21 meses de prisión y multa de 4 millones de euros al jugador del F.C. Barcelona, Leo Messi y a su padre, el presidente del Barsa se ha apresurado a lanzar una campaña en Twitter bajo el hashtag #TodosSomosLeoMessi, con la que pretende lavar la cara de su jugador, y de paso la del club, que ya se había visto envuelto recientemente en otro caso similar con el jugador Neymar. Desde el club catalán explican que lo que se pretende es trasmitirle a Leo que no está solo y que harán justicia con él y con su padre. 

El artículo 307 del Código Penal dice que "el que, por acción u omisión, defraude a la Seguridad Social eludiendo el pago de las cuotas de ésta (...) siempre que la cuantía de las cuotas defraudadas (...) exceda de 50.000 euros, será castigado con la pena de prisión de 1 a 5 años y multa (...). Además, el artículo 307 bis añade que dicho delito será castigado con pena de prisión de 2 a 6 años y multa cuando la cuantía de las cuotas defraudadas exceda de 120.000 euros. Teniendo en cuenta que en el caso de Leo Messi la cifra supera los 4 millones de euros, parece que la pena impuesta por el juez no es ni de lejos la mas severa y ejemplarizante. De hecho, al ser la condena menor de 24 meses de prisión y carecer de antecedentes penales, lo más probable es que no se decrete su ingreso en la cárcel. El haber satisfecho parte de la deuda con la Seguridad Social antes de dos meses desde la citación judicial y el reconocer judicialmente los hechos ha sido determinante para que la pena no haya sido mayor.

No está de más recordarle a los dirigentes del F.C. Barcelona que la justicia no la hacen los clubes de fútbol, sino los tribunales, y que en este caso, tanto Leo Messi como su padre han sido condenados por uno. Que quien ataca al Barsa y a su historia no es el sistema judicial, sino los dirigentes de clubes que con sus malas prácticas han permitido que esto pase y que, peor aún, pretenden defender ante la opinión pública a quienes evaden impuestos sin necesidad de ello, por pura avaricia y además intentan contar con el apoyo de la calle, con la que está cayendo. Leo Messi ganó más de 60 millones de euros en el año 2014. Su club le paga 36 millones, más lo que ingresa por contratos de publicidad y demás. Hablamos de un jugador que gana en mes y medio mas de lo que cualquiera de nosotros ganará en 80 años, es decir, en toda nuestra vida. Manejando esas cifras es seguro que no tenía ninguna necesidad de defraudar a la Seguridad Social y aún así lo hizo. Pero la cárcel no es para él: seguirá jugando al fútbol y aumentando su cuenta corriente.

No, no todos somos Leo Messi. 




lunes, 9 de mayo de 2016

Narcisismo

Las redes sociales, como Facebook o Instagram, sirven de canal para mostrar una imagen de nosotros mismos, ya sea ésta real o no. Desde su aparición, son cada vez más quienes las utilizan para presumir de su imagen, sus logros, opiniones, experiencias, viajes o adquisiciones.  Pero este acto de auto alabanza se traduce en realidad en un sentimiento de falta de reconocimiento y de la atención que crees merecer. En estos casos, la opinión que la gente tenga de ti llega a ser tan importante que de ella puede depender que te sientas feliz o desgraciado.

Vivimos en una sociedad de la imagen en la que nuestra apariencia toma protagonismo. Esto explica, entre otras cosas, el auge de los selfies en las redes sociales. Las fotos, como representación gráfica de la persona, sirven para presentarse en sociedad, expresan tu identidad y tu valor social. Este valor se mide a través de los "me gusta": buscamos obtener el mayor número posible de "likes" porque es una forma de obtener reconocimiento, lo que actúa como refuerzo positivo para la persona. Buscamos que nos digan que valemos, que hacemos las cosas bien y así sentir esa aprobación y aceptación social, porque nos recompensa, nos afecta y nos motiva. Los "me gusta" funcionan como un mecanismo sencillo para obtener un refuerzo positivo y es mucho más fácil conseguirlo en internet que cara a cara.

Y es que ya lo decía Aristóteles: el hombre es un ser social por naturaleza. No es posible desarrollarse plenamente como persona estando aislado de la sociedad. Necesitamos de otras personas para complementar lo que somos, dando a otros y recibiendo de ellos. Pero no cabe olvidar otra de sus virtudes: el término medio entre dos extremos. Siempre es mejor ser prudente a que un golpe de realidad acabe con nuestro narcisismo.







sábado, 7 de mayo de 2016

26J: nuevas elecciones

Desconozco si éramos minoría los que manteníamos la fe en que un acuerdo entre formaciones políticas diera paso a un nuevo Gobierno en España. Finalmente han sido los pesimistas los que han llevado razón. Tendremos nuevas elecciones generales el 26 de Junio. Y esa nueva fecha será, de momento, la única novedad, puesto que los partidos serán los mismos, con sus mismas caras y sus mismos programas. ¿De verdad cambiará tanto el panorama político después de sólo 6 meses?

El Partido Popular parece haber tocado suelo el 20 de diciembre y difícilmente tendrá un resultado peor al obtenido entonces. Ya se conocían los casos de corrupción que llevan salpicando al partido durante todos estos años: Gürtel, los papeles de Bárcenas, sobresueldos, tarjetas black, Caso Noos, Caso Palma Arena, Operación Púnica... Son más de 500 los imputados del PP, entre alcaldes, concejales, tesoreros, consejeros, presidentes de autonomías y ex ministros: Luis Bárcenas, Rodrigo Rato, Francisco Granados, Ana Mato, José Manuel Soria... La reciente aparición de los papeles de Panamá parece que poco o nada afectarán a la caída del PP, que incluso podría subir un poco y rozar el 30% de votos. Para ello debe movilizar a su electorado insatisfecho. La abstención le beneficia al ser más fiel a las urnas el votante de derecha que el de izquierda. Sin embargo necesitarán a toda costa el apoyo de Ciudadanos para poder aspirar al Gobierno.

El Partido Socialista cosechó el 20D su peor resultado desde la Transición. Parecen haber perdido su espacio ideológico y muchos son los que identifican al PSOE con un partido que hace políticas de derechas. La aparición de Podemos y Ciudadanos le ha ido ganando terreno por ambos lados. Sus problemas no acaban aquí, puesto que adolecen de una falta de liderazgo preocupante y prolongada en el tiempo. Pedro Sánchez ha ido salvando la cabeza in extremis gracias a las circunstancias singulares que han ido presentándose en el camino, pero no parece tener demasiado apoyo dentro de sus propias filas. En los debates electorales fue el que peor defendió sus argumentos. El PSOE tampoco ha escapado de los casos de corrupción: tanto los ERE de Andalucía como su gestión de la crisis en la última etapa de presidencia de Zapatero han dejado mal sabor de boca en la población, que no ve al Partido Socialista capaz de mantener el rumbo del país, sobre todo en materia económica. 

Podemos logró ser la tercera fuerza en el Parlamento y se quedó a 300.000 votos que alcanzar al PSOE. Sin embargo, la imagen del partido parece estar siendo cuestionada desde fuera y desde dentro. Lo que comenzó siendo un partido de abajo hacia arriba, es decir, un partido de asambleas, donde los círculos decidían y los de arriba acataban las decisiones de las bases, ha pasado funcionar como un partido más, donde el líder es el que toma el control. De esta forma cada vez se identifican mas con lo que ellos denominaron la "casta" y que tanto han criticado. De ahí su crisis interna y las sucesivas dimisiones en bloque de las direcciones regionales de Cataluña, Euskadi, y Galicia, que han pasado a manos de una gestora, al igual que en Cantabria y La Rioja, a las que hay que sumar las al menos 10 dimisiones producidas en la Comunidad de Madrid. Y todo ello por no estar de acuerdo con la imposición de decisiones políticas. El caso es que Podemos tiene un discurso de aplauso fácil, que dice lo que conviene en el momento en que conviene y cuando interesa cambiarlo se cambia. Sus propuestas han calado en gran parte de la población; el problema es cómo cuadrar las cuentas. En caso de acudir a las urnas en alianza con Izquierda Unida, podrían mantener su resultado de diciembre, maquillando su caída, e incluso lograr la segunda posición, lo que dejaría al PSOE contra las cuerdas. 

Ciudadanos podría ser el partido más beneficiado en las elecciones de junio. Su actitud para pactar y llegar a acuerdos con PP y PSOE ha sido bien vista por el electorado más moderado y de centro. El paso a un lado de Mariano Rajoy ha allanado su camino hacia el pacto con el PSOE, según ellos, por responsabilidad y sentido de Estado. Parece probable que pueda pactar indistintamente con el PP o el PSOE, según sea el resultado final de las nuevas elecciones, aunque está por ver que mantengan su compromiso de no pactar con el PP si su candidato a presidente sigue siendo Mariano Rajoy. 

Lo único que parece claro es que el panorama va a ser muy parecido al actual y que los pactos van a seguir siendo imprescindibles para lograr formar Gobierno. ¿Podría darse el caso de un pacto PP-PSOE si Podemos se alzara como segunda fuerza política de España?




domingo, 17 de enero de 2016

Los cables de la discordia

Resulta llamativo llegar a la Villa de San Andrés y encontrarse con una fachada de la que cuelgan cables. Se podría pensar que se trata de una casa abandonada y en mal estado, pero nada más lejos de la realidad. La vivienda en cuestión ha sido reformada en los últimos años y se encuentra en perfecto estado tanto por fuera como por dentro. Sin embargo, estos cables llevan colgando de su fachada la friolera de once años. ¡Once años, que se dice pronto!

Al parecer los cables pertenecen a Telefónica, cuyos empleados se han desplazado hasta el lugar para cambiarlos, pero para poder hacerlo era necesario contar con una instalación subterránea, por lo que había que abrir la calle y pasarlos. De esta obra, evidentemente, Telefónica no se hacía responsable, por lo que el dueño de la casa hizo en su día la zanja del ancho de la calle, que pagó de su propio bolsillo. Pero no fue suficiente: al parecer, también era necesario cruzar la carretera, obra que le corresponde al Ayuntamiento. Tras ponerse en contacto con éste, la respuesta fue que se esperaba por algún dinero del Cabildo para poder realizar la obra.

El tiempo pasó y las visitas a Telefónica y al Ayuntamiento fueron incontables, pero los cables siguen donde mismo desde el año 2005, y ello a pesar de que los dueños de esta casa cedieron posteriormente parte de su terreno al Ayuntamiento, donde se colocaron los contenedores de basura de la carretera. A cambio se pidió el favor de que el señor alcalde retirara los cables de su fachada. 

Teniendo en cuenta que hablamos de un lugar declarado Bien de Interés Cultural por su Conjunto Histórico, que la casa se encuentra frente a la Iglesia de San Andrés, también declarada Monumento Histórico y que el pueblo recibe diariamente autobuses llenos de turistas, no se entiende la dejadez de la autoridad competente para arreglar este asunto. Más aún cuando los cables atraviesan la puerta que da acceso a la planta baja, en la que antiguamente había un comercio. Qué duda cabe que en ese estado no hay comercio que pueda abrirse en este local con unos cables atravesando su puerta. ¿Y si fuera la única entrada a la casa? Pero es que además, cualquiera tiene acceso a estos cables porque están al alcance de la mano de todos, incluidos los niños

Para este año 2016 está prevista la repavimentación de la carretera. Es de suponer que si esa obra se realiza sin enterrar estos cables, éstos permanecerán colgando de la fachada para siempre, porque  si en once años la administración competente (Ayuntamiento) no los ha retirado, menos aún cuando tenga que romper una carretera recién pavimentada para enterrarlos. Dejadez, incompetencia y poco compromiso para preservar el patrimonio son los calificativos que definen a un administración que debería haber puesto solución a este problema hace mucho tiempo, porque es demasiada espera para unos simples cables de teléfono.