domingo, 30 de noviembre de 2014

Podemos no puede sin Pablo

Podemos nace en enero 2014 a raíz de un manifiesto firmado por varios intelectuales. Su objetivo era transformar el descontento social y la indignación en un cambio político sin precedentes en España. Cuatro meses después de su fundación, se presenta a las elecciones europeas y contra todo pronóstico consigue 1.253.837 votos, lo que se traduce en 5 escaños en el Parlamento Europeo. 

La proyección mediática de su líder, Pablo Iglesias, que casi a diario aparece en diferentes programas de televisión como tertuliano o entrevistado, favorece sin duda alguna que el mensaje de este nuevo partido llegue a la sociedad, alimentándose del hartazgo de la gente hacia la clase política (manifestado años antes en el 15M) a la que Podemos etiqueta como "casta". Generan ilusión prometiendo acercar la política al ciudadano a través de una larga lista de medidas mas o menos populistas que agradan el oído del votante. Los casos de corrupción que han ido viendo la luz en los últimos tiempos dentro de los partidos tradicionales (PP, PSOE, CiU…) también han favorecido el ascenso de este nuevo partido de izquierdas. 

La Sexta Columna, El Gato al Agua, El Cascabel al Gato, La Sexta Noche, Las Mañanas de Cuatro, Te vas a Enterar, La Noche en 24 horas, Al Rojo Vivo, El Objetivo, Viajando con Chester o Salvados son solo algunos de los programas en los que su líder ha intervenido en los últimos tiempos, y todo ello a pesar de que desde la propia organización se haya denunciado el veto hacia Pablo Iglesias en algunos medios de comunicación.

En uno de ellos (El Objetivo de Ana Pastor, La Sexta), Iglesias declaraba que se veía incompetente para ser alcalde o concejal ya que no tenía formación para ello, aunque actualmente es eurodiputado y se declara dispuesto a presentarse a las elecciones generales para presidir el Gobierno de España. Alcalde no, presidente del Gobierno sí. Suena cuando menos contradictorio, aunque más inquietantes fueron otras declaraciones realizadas en un mitin en las que decía que "el cielo no se toma por consenso, se toma por asalto".

La base de Podemos consiste en preguntar prácticamente todo a los ciudadanos a través de consultas populares. En la práctica, cualquier ciudadano puede votar las propuestas a través de la página web del partido. Sin embargo, lo que comenzó como un partido político que trataba de funcionar de forma diferente, se ha transformado en un partido más que funciona como cualquier otro, es decir, de forma personalista, donde quien decide y marca los pasos a seguir es el líder. Tanto es así, que cuando se votaba el modelo de organización de Podemos , Pablo Iglesias declaraba que si no salía respaldado por las bases dejaba paso a otra persona para liderar el proyecto. Evidentemente, le ganó el pulso al grupo de Pablo Echenique con un 86,8%, porque nadie en su sano juicio apartaría del liderazgo a la única persona que ha conseguido poner en jaque al bipartidismo en España y además en un tiempo récord. El personalismo es tal, que en la papeleta de Podemos para las europeas, el logotipo del partido era una foto suya. ¿Que sería de Podemos sin Pablo Iglesias?.


A día de hoy, Podemos obtendría buenos resultados en muchas ciudades y comunidades autónomas y ello a pesar de no tener siquiera elegidos a sus candidatos. Los discursos de Pablo Iglesias parecen suficiente garantía para depositar en este grupo la confianza en el ámbito local y autonómico, como si cada municipio o autonomía fuera a ser dirigida directamente por él. Las encuestas les sitúan con opciones de ganar las Generales aunque falten muchos meses por delante para la cita con las urnas. Entre un 21% y un 29% de los votos irían para Podemos, por delante de PP y PSOE en algunos casos o como segunda fuerza política en otros (según la encuesta).

El principal problema de este nuevo partido parece ser que refugiándose en que todo lo decidirán los ciudadanos, no tiene respuestas claras para afrontar los grandes dilemas nacionales: ¿España adoptaría un modelo federal?, ¿Cataluña dentro o fuera de España? ¿Se pagará la deuda o se hará una auditoría para eliminar la que no se considere deuda legítima? ¿De donde saldrá el dinero para darle un sueldo a todo ciudadano español por el mero hecho de serlo, si solo con subirle los impuestos a los mas ricos las cuentas no salen? ¿Qué pasará con la economía? ¿España saldrá del euro o no?. ¿Por qué España tiene que sentir envidia de la democracia en Venezuela, tal como afirmaba Pablo Iglesias en una entrevista en el país americano? 


No hay comentarios: