domingo, 31 de agosto de 2014

Coca Cola VS Pepsi

Rivalidades históricas existen muchas y de todo tipo: deportivas (F.C. Barcelona VS Real Madrid), ideológicas (Capitalismo VS Comunismo), poéticas (Quevedo VS Góngora), artísticas (Miguel Ángel VS Leonardo Da Vinci) y hasta bíblicas (David VS Goliat).  En el ámbito empresarial, podemos hablar de una rivalidad que dura nada menos que 121 años, desde que en 1893 nace Pepsi Cola para competir con Coca Cola por el mercado de los refrescos de cola, valga la redundancia.

Desde el principio, el liderazgo de Coca Cola fue indiscutible, acaparando el primer puesto en todos los ranking de ventas, seguida de lejos por Pepsi.  De hecho, Pepsi llegó a quebrar dos veces: 1923 y 1931, teniendo su competidor la oportunidad de comprarla hasta en tres ocasiones entre 1922 y 1933, pero desde Coca Cola se rechazó esta oportunidad. Posteriormente en los años 60, Pepsi decide fusionarse con Frito Lay, formando PepsiCo  y diversificando sus productos: sacan a la venta té helado (Lipton), zumos (Ocean Spray, Tropicana), bebidas isotónicas (All Sport, Gatorade), agua (H2OH, Avalar, Aqualia) y aperitivos (Ruffles, Fritos, Cheetos, Lay´s…) sin olvidar el 7up.

Gracias a esta diversificación de la oferta, PepsiCo busca depender en menor medida de los ingresos de Pepsi para mantenerse a flote, suponiendo éstos en torno al 25% del total de la compañía. Por el contrario, Coca Cola depende en torno al 80% de las ventas que genera su refresco de cola, siendo el resto de ingresos fruto de sus otras bebidas, entre las que destacan Fanta. Aquarius, Nestea y Sprite.

Parecía que Pepsi había llegado a la conclusión de que la gente no iba a dejar de beber Coca Cola, a pesar de que habían conseguido ganarle en una prueba de degustación en la que los consumidores preferían el sabor de Pepsi, desconociendo cuál de las dos bebidas estaban ingiriendo en ese momento. Porque además de la calidad de un producto, la gente consume por tradición, por historia, por diseño, por imagen de marca… Por tanto, la estrategia de Pepsi cambia al decidir diversificar su mercado e ir más allá de las bebidas gaseosas, adentrándose en el mundo de los aperitivos, lo que le daba una ventaja competitiva frente a Coca Cola: ellos no poseían aperitivos, sólo bebidas.


Así, PepsiCo amplió su rentabilidad, a pesar de que la cuota de mercado de su refresco (Pepsi) era claramente inferior a la de Coca Cola. Sin embargo, a la empresa no le interesa tanto ser líder en la cuota de mercado, sino ser rentable, y para fijarnos en la rentabilidad podemos utilizar dos herramientas: la tasa ROA (retorno sobre los activos) que mide la rentabilidad del negocio, y la  tasa ROE (retorno sobre los fondos propios) que mide la tasa de beneficios sobre el capital acumulado. El resultado es el siguiente, tomando como fuente ycharts.com:




Ajustándonos a la información de los gráficos (ROA y ROE respectivamente), la conclusión es sencilla: PepsiCo ha conseguido superar en rentabilidad a Coca Cola en varias ocasiones. No obstante, la guerra continuará. ¡Qué duda cabe!.




Silencio: se rueda

En los últimos años la industria del cine ha apostado cada vez más por rodar en las islas Canarias a pesar de la distancia que separa al archipiélago del resto de Europa o América. Pero no es fruto de la casualidad que los rodajes en las islas se hayan convertido en una constante, sino que es fruto de varios factores:

  1. Las buenas condiciones climatológicas: el clima subtropical mantiene temperaturas mitigadas todo el año a lo que se suma la cantidad de horas de luz solar y su calidad, lo que favorece los rodajes.
  2. Diversidad de paisajes: en Canarias existen paisajes de todo tipo, zonas de vegetación variada, zonas desérticas, costeras, históricas, urbanas, rurales, etc.
  3. Las leyes: las empresas que invierten en cine se benefician de descuentos fiscales si tienen domicilio fiscal en Canarias. Este incentivo, que en el resto de España es del 18%, llega al 38% en las islas, por lo que el ahorro es notorio.
  4. Los gastos de las copias y de la promoción de las producciones cinematográficas podrían desgravar hasta el 40% del coste de la producción.

Por ello, la industria nacional e internacional ha empezado a traerse los bártulos a Canarias para rodar, ya sea total o parcialmente, sus películas, a la vez que los canarios se empiezan a acostumbrar a los cortes en las calles mientras se producen los rodajes, así como cámaras, focos y actores, actrices o directores de la talla de Ridley Scott, Pedro Almodóvar, Sacha Baron Cohen, Penélope Cruz, Demi Moore, Isabel Coixet, Jessica Lange, Maribel Verdú, Shirley Maclaine, Julio Medem, Mario Casas o Antonia San Juan, entre otros.

PELICULA
AÑO
LUGAR DE RODAJE
PAIS
Los abrazos rotos
2009
Lanzarote
España
Hierro
2009
El Hierro
España
Furia de titanes
2010
Tfe, G.Canaria,  Lanzarote
USA
Eva
2011
Tenerife
España
Del lado del verano
2012
Gran Canaria
España
A todo gas 6
2012
Tenerife
USA
El dictador
2012
Fuerteventura
USA
Invasor
2012
Fuerteventura, Lanzarote
España
En solitario
2013
Fuerteventura
Francia
Grand Piano
2013
Gran Canaria
España-USA
El niño
2014
Gran Canaria
España
Exodus
2014
Fuerteventura
España-USA
Rec 4: Apocalipsis
2014
Gran Canaria
España
Ignorancia de sangre
2014
Tenerife
España
Heart of the sea
2015
La Gomera
USA
Ma Ma
2015
Tenerife
España
Palmeras en la Nieve
2015
Gran Canaria
España
Wild Oats
2015
Gran Canaria
USA



Se estima que en 2013 las producciones cinematográficas se dejaron en Canarias unos 15 millones de euros, suponiendo un estímulo para hoteles, comercios y locales de restauración de las zonas por las que hacían acto de presencia, estimulando de esta forma la maltrecha economía canaria. Parece que por una vez algo se hace medianamente bien desde arriba, aunque del cine nunca se sabe: hoy están aquí, pero nada garantiza que estén mañana. Porque esto son modas, si no que pregunten en Almería, donde se rodaron en los años 60 tantas películas del oeste. Aún así, es una buena noticia para generar riqueza en Canarias, por no hablar de la publicidad que da a las islas, a nivel internacional, el hecho de convertirse en un plató de cine. ¿O acaso no han oído hablar de Hollywood?