jueves, 31 de julio de 2014

Templo masónico en Tenerife

La masonería es una institución de carácter iniciático que busca la verdad, el desarrollo social y moral del ser humano y el progreso. Se organiza en logias y su origen documental más antiguo se remonta al siglo XIII, aunque existen corrientes que le dan una antigüedad mayor. En cualquier caso, la masonería moderna aparece en Europa a finales del s. XVII.

Seguramente mucha gente desconoce que en Santa Cruz de Tenerife se erige el mejor ejemplo de templo masónico no sólo de España, sino del sur de Europa. Lo construyó la logia Añaza y fue inaugurado en 1902, funcionando como templo hasta 1936, momento en el que las tropas franquistas lo toman requisando sus bienes y archivos, algunos de los cuales se conservan en Salamanca. A partir de entonces, la masonería fue prohibida y el templo pasó a manos del Ministerio de Defensa que lo usó como almacén de la Farmacia Militar y como acuartelamiento hasta que lo cierra en 1990, permaneciendo abandonado a su suerte hasta el presente. Comprado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife en 2001, su estado actual es casi ruinoso, a pesar de ser Bien de Interés Cultural desde 2007.

Actualmente existe sobre la mesa una propuesta de rehabilitación del edificio a través de un convenio firmado en 2013 entre el Ayuntamiento de Santa Cruz y las dos principales organizaciones de la masonería en España. La idea es la de hacer de él un museo de la masonería y un centro de interpretación de ésta, así como su estudio y el de los valores democráticos que transmitió a la sociedad. De momento, los interesados pueden visitar el templo previa inscripción, ya que gracias a la Sociedad de Desarrollo se abren sus puertas durante unas horas cada viernes de septiembre, si bien ya existía una lista de reserva desde abril, cuando también se abrieron sus puertas de forma excepcional. La inscripción puede hacerse en el email siguiente: templo@sociedad-desarrollo.com. Las visitas son guiadas y gratis, por un espacio de 15 minutos y en grupos de 10 personas., dado el estado ruinoso del inmueble.


Otra forma de acercarse a la historia de este edificio y de la masonería es asistir a las jornadas que se realizarán entre el 4 y el 26 de septiembre en la Casa Elder, que incluye conferencias y exposiciones. Sin duda, una oportunidad de acercarse a parte de la (abandonada) historia de la isla.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bueno Felipe!. Gracias por culturizarnos, sigue así cabroncete!!