martes, 14 de enero de 2014

Azúcar adictos

El azúcar es imprescindible para el correcto funcionamiento del cerebro y de los músculos y su ingesta produce una rápida sensación de bienestar. Sin embargo, diferentes estudios indican que el consumo de azúcar refinado (azúcar blanca) se está convirtiendo en una adicción gracias a la presencia de esta sustancia en gran cantidad de productos, siendo esta circunstancia mas peligrosa que ser adicto al tabaco o la cocaína, porque a diferencia de éstas, el azúcar es necesaria para vivir y no podemos eliminarla de nuestra dieta por completo.

Cuando comemos azúcar, en nuestro cuerpo se produce serotonina: una recompensa que genera felicidad y un deseo insaciable de seguir comiendo aún sin hambre. De ahí que cuando nos ofrecen algo dulce sea difícil resistirse ¡incluso con malestar en el estómago!. La industria alimentaria se aprovecha de esto e incluye azúcar en numerosos productos para aumentar sus ventas:

  • Cereales
  • Maíz en lata
  • Salmón ahumado
  • Dulces, tartas, pasteles, helados
  • Bollería industrial
  • Zumos
  • Pan blanco y de molde
  • Arroz blanco
  • Tomate frito
  • Empanadillas congeladas
  • Pepinillos en vinagre
  • Mayonesa
  • Caldo de verduras
  • Patés
  • Refrescos
  • Galletas
  • Chocolates
El consumo reiterado de azúcar en cantidades superiores a las necesarias provoca múltiples problemas de salud ya que hace trabajar más al páncreas para eliminar ese exceso de azúcar en el cuerpo, produciendo insulina. Las afecciones más comunes producidas por el exceso de dulce son: caries, diabetes tipo 2, obesidad y problemas de irritabilidad, ira o agresividad, sobre todo en niños.

¿Cómo un producto presente en la naturaleza (caña de azúcar, remolacha y frutas) puede causar adicción y tantos problemas de salud? La clave está en su proceso productivo. El azúcar presente en los alimentos de forma natural es mejor absorbida por el cuerpo, que la utiliza según sus necesidades al incluir vitaminas, fibra y proteínas necesarios para su digestión. Sin embargo, el azúcar refinado penetra más rápidamente en la sangre y la respuesta de bienestar es casi inmediata, pero aumenta la exigencia del organismo robándole a éste estas sustancias previamente eliminadas del azúcar en su refinamiento, en el que se utilizan productos como la cal, el dióxido de carbono, el sulfato de calcio y el ácido sulfúrico. Tras este proceso, llega a nosotros el azúcar en cristales blancos.



Si sientes ansiedad por comer algo dulce, sobre todo por la noche; si al hacerlo te sientes bien y luego necesitas más o te sientes culpable; si tienes problemas de insomnio; si necesitas algo dulce después de comer o si te sientes triste o deprimido y te refugias en golosinas… quizá seas adicto al azúcar. Como alternativas, siempre son mejores las mieles, que conservan mayores propiedades nutritivas o la estevia: planta originaria de Paraguay que supera al azúcar en poder endulzante. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy buén artículo para conocer, deberían sancionar a los productores.