viernes, 31 de enero de 2014

Estallido social: por qué no se produce

Corrupción política, impunidad, declive de las instituciones del Estado, falta de confianza en la política y en la situación económica, menos derechos laborales, abaratamiento del despido, seis millones de parados, pérdida de poder adquisitivo, más pobreza, jóvenes que emigran a otros países a buscarse la vida, leyes cada vez más represivas, destrucción de la clase media, mayor brecha entre ricos y pobres, menos sanidad pública, menos becas para educación, jubilados y desempleados que buscan qué comer en la basura… ¿Por qué no se produce un estallido social en España?




  • Se extiende entre mucha gente el pensamiento de que las cosas son así porque tienen que ser así y no pueden ser de otra manera. A esta resignación, se le suma el miedo a mostrarse en contra de cómo funcionan las cosas. Resignación más miedo dan como resultado parálisis: la gente se queja pero no actúa.
  • Cada vez hay más manifestaciones en la calle, pero lo mucho aburre y movimientos como el 15M, con repercusión internacional, han perdido fuelle, no porque la gente se encuentre más conforme con la situación del país, sino porque se han dado cuenta de que manifestarse en la calle no cambia nada (a excepción del reciente caso del barrio Gamonal en Burgos). La manifestación se entiende como derecho al pataleo, pero ahí queda la cosa. También están las personas que no se manifiestan porque no se sienten representadas por quienes convocan o acuden a las manifestaciones, las cuales son aprovechadas por determinadas minorías para enarbolar banderas o pancartas ajenas a la convocatoria, como es el caso de las banderas republicanas, independentistas, etc. en cualquier manifestación, además de grupos violentos que terminan por reventar las concentraciones y que no representan a nadie.
  • Ya no existe un sentimiento de pertenencia a una clase social obrera. Los trabajadores se han dispersado socialmente y cada rama tira para lo suyo sin existir unas demandas uniformes o una voz que unifique la de todos los trabajadores. Los sindicatos se encuentran desconectados de la realidad de muchos trabajadores. 
  • Las familias se han convertido hoy más que nunca en el apoyo de muchas personas sin recursos. EL 88% de los españoles confía en ella como primera opción ante dificultades económicas derivadas de la crisis. En los últimos tiempos el número de hijos que regresan a vivir a la casa familiar no ha parado de crecer, estimándose en medio millón de personas, así como el número de abuelos que cuidan de sus nietos. La pensión de jubilación de las personas mayores es actualmente el único sustento de las familias en muchas casas.
  • Las prestaciones por desempleo y subsidios, suponen un colchón que contiene en parte el descontento de la ciudadanía y ayuda a mantener cierta paz social, a pesar de que los desempleados con experiencia laboral que cobran desempleo son cada vez menos: del 81 % en 2010 al 64,4% en 2013.
  • La falta de trabajo y la subida de impuestos hace que crezca la economía sumergida, de la cual viven muchas familias: peluqueros que trabajan en casa, obreros que hacen chapuzas donde les sale, camareros sin contrato… El empleo sumergido supone un 24,6% del Producto Interior Bruto español (en 2008, año que estalló la crisis era de un 17,8%).
  • La labor que realizan ONG´s como Cáritas o Cruz Roja, repartiendo comida y ropa: ambas juntas atienden a más de un millón de personas en nuestro país. El Gobierno lo sabe y por ello las partidas para ambas organizaciones han aumentado un 20,7% y un 16,7% respectivamente, sumando un total de 67 millones de euros.

Todos estos factores unidos mantienen a la población contenida, de momento. Desde la izquierda se oyen voces que alertan de un estallido social inevitable, mientras desde la derecha se oye quien dice que es la izquierda la que intenta provocar ese estallido social a base de ruido y gasolina. Ni que no hubiera motivos para que eso ocurra. 


martes, 28 de enero de 2014

Obras públicas = dinero en la basura

Obras, obras eternas, ¡malditas obras! Ya sean llevadas a cabo por una administración local, ayuntamientos, cabildos, gobiernos autonómicos o por el propio Estado, todas tienen varios puntos en común: 
  • Su fecha de inicio puede retrasarse o no, pero su fecha final siempre se retrasa.
  • Su coste siempre es mayor que el coste presupuestado
  • Sus molestias se hacen interminables

Pasando por alto las actuaciones que siempre se prometen en campaña electoral y luego no se materializan nunca, vamos a centrarnos en mostrar, como ejemplo de mala gestión, aquellas obras que ya se han realizado o que están realizándose en estos momentos.

Auditorio de Tenerife


Su construcción duró 6 años. Se presupuestó en 24 millones de euros, pero su coste final requirió 48,3 millones más, haciendo un total de 72,3 millones de euros.

Hospital del Norte

En 1984 el Insalud compró terrenos en Icod del los Vinos para construir un hospital, aunque no es hasta el año 2000 cuando se toma la decisión política de construirlo definitivamente en este lugar. Entró en funcionamiento en ¡2012!, sin aparcamiento ni servicio de guaguas. Treinta años después, el hospital del Norte aún no tiene servicio de urgencias, entre otras carencias, funcionando como Centro de Atención Especializada (no como hospital).

Catedral de La Laguna


Con un coste total de 15,3 millones de euros, las obras, paralizadas en varias ocasiones, duraron la friolera de 12 años, en los que el templo permaneció cerrado a cal y canto.

Carretera del Norte de La Palma


Su presupuesto inicial fue de 32 millones de euros y en teoría debía estar terminada en 2011. En enero de 2014, la carretera sigue en obras,  y se ha comido 30 millones de euros más, llegando a 62 millones de euros, pero esta cantidad seguirá aumentando mientras la obra no concluya. Paralizada durante meses, ni siquiera cumplirá con el proyecto, ya que el último tramo (desde Gallegos a Cruz Castillo) ya no se hará, a pesar de estar desde un principio previsto y presupuestado…

Hospital del Sur


En 1978 comienza el camino de este hospital, planteándose la necesidad de su existencia en el sur de la isla. El proyecto original ha sufrido 3 modificaciones, y su presupuesto inicial de 6 millones de euros, ha aumentado nada menos que en 30 millones más, llegando a la cifra de 36 millones de euros.  Treinta y seis años después, este hospital aún no funciona.

Barranco de Santos


Estas obras fueron adjudicadas en 1997 y su fecha de fin de obras era el año 2000. Lo cierto es que en el año que estamos (2014) aún no se han concluido y su coste ha pasado de 18 millones de euros iniciales, a 120 millones de euros. 112 millones de euros de más… Ahí es nada.

Cierre del Anillo Insular


Se le da el pistoletazo de salida en diciembre de 2006 con una duración estimada de 31 meses, finalizando por tanto en 2009. Su presupuesto era de 167 millones de euros, de los que no debe quedar nada, a tenor de que para este año, 2014, se estima que se necesitan aún al menos 20 millones más para terminar una obra que lleva 5 años de retraso, con varios periodos en los que se ha paralizado la obra por falta de dinero.


Estos son algunos ejemplos, pero a lo largo de la geografía española, casos como estos hay miles. Si los presupuestos se cumplieran, en vez de una carretera del norte habría dinero para dos; en vez de un auditorio habría dinero para tres; en vez de un hospital habría dinero para seis… Y así sucesivamente. ¿Cuál es el problema? ¿Es un problema de los técnicos e ingenieros que no saben calcular lo que cuesta una obra o son los imprevistos  los que encarecen todo? ¿Es un problema de la Administración? ¿Acaso el dinero se desvía para otros menesteres o se resbala en algún bolsillo? ¿No se sabe priorizar? ¿Se comienzan demasiadas cosas sin esperar a terminar las que ya están en marcha? 

Sólo hay una cosa clara: el dinero de las obras públicas es nuestro dinero: tuyo y mío. Cuanto peor se administre, peor para nosotros. Primero: porque sufriremos obras interminables. Segundo: porque ese dinero que se "pierde" lo tenemos que pagar nosotros, como así hacemos cada día a través de impuestos, retenciones en la nómina, Hacienda, etc… Por no hablar de los recortes en derechos y servicios que sufrimos por "no haber dinero". Por tanto, la clave está en tomar conciencia de todo ello y exigirle, tanto a la Administración como a la clase política, cumplir con lo prometido, y si no, a votar por otra cosa, que siempre nos olvidamos que nosotros, el pueblo soberano, elegimos a quienes nos gobiernan. Que no se nos olvide.

domingo, 19 de enero de 2014

Cultura rentable

Cada vez es más frecuente que personajes populares, sobre todo del mundo televisivo, se lancen al noble arte de la escritura y publiquen libros. La temática es variada y a veces sorprendente: desde experiencias personales e historias de vida, pasando por experiencias profesionales, hasta llegar a libros de recetas de cocina como es el caso de Mónica Naranjo o Loles León. En general estos libros se venden bien y el precio suele rondar los 20 euros de media.

No es de extrañar por tanto que las editoriales recurran a este tipo de productos teniendo en cuenta que hablamos de un sector (la venta de libros) en el que como muchos otros, se ha notado también una disminución de ventas en los últimos años. Aunque tampoco el lector debe llevarse a engaño: muchas veces los personajes autores del libro son "ayudados" por personas más cercanas al mundo de la escritura y con mayores facilidades para plasmar en papel las ideas, pensamientos y vivencias de los protagonitas, como es el caso del libro de Belén Esteban, cuya mano derecha ha sido la de Boris Izaguirre (finalista del Premio Planeta 2007), autor también del prólogo del libro de cocina de Loles León. Y es que a veces no es lo mismo ser la imagen de un libro que escribirlo, ni tiene la misma dificultad contar una historia oralmente que plasmarla sobre un papel.

Ya sea porque el lector actual persigue mero entretenimiento o morbo, lo cierto es que hoy lo que importa es vender libros sin reparar demasiado en la calidad del contenido, dejando de lado la cultura si es necesario, porque a fin de cuentas, hablamos de un negocio como otro cualquiera y el fin último, no nos engañemos, es la obtención de beneficios. Otra cosa distinta sería afirmar que lo que se vende es bueno y lo que no se vende es malo. De momento el libro de Belén Esteban lleva vendidos unos 100.000 ejemplares...

MÓNICA NARANJO: CANTANTE


   
JORGE JAVIER VÁZQUEZ: PRESENTADOR

ALASKA: CANTANTE
LOLES LEÓN. ACTRIZ

MARIO VAQUERIZO: REPRESENTANTE

ANA TARRÉS: ENTRENADORA NATACIÓN SINCRONIZADA
MERCEDES MILÁ: PRESENTADORA



CARMEN BAZÁN: MADRE DE TORERO
ANA OBREGÓN: ACTRIZ
VICTORIA BECKHAM: CANTANTE
CRISTINA TÁRREGA: PRESENTADORA
MILA XIMÉNEZ: COLABORADORA TELEVISIÓN
PAZ PADILLA: HUMORISTA Y PRESENTADORA
BELÉN ESTEBAN: COLABORADORA TELEVISIÓN


JULIÁN MUÑOZ: EX ALCALDE DE MARBELLA
MARÍA TERESA CAMPOS: PRESENTADORA
















martes, 14 de enero de 2014

Azúcar adictos

El azúcar es imprescindible para el correcto funcionamiento del cerebro y de los músculos y su ingesta produce una rápida sensación de bienestar. Sin embargo, diferentes estudios indican que el consumo de azúcar refinado (azúcar blanca) se está convirtiendo en una adicción gracias a la presencia de esta sustancia en gran cantidad de productos, siendo esta circunstancia mas peligrosa que ser adicto al tabaco o la cocaína, porque a diferencia de éstas, el azúcar es necesaria para vivir y no podemos eliminarla de nuestra dieta por completo.

Cuando comemos azúcar, en nuestro cuerpo se produce serotonina: una recompensa que genera felicidad y un deseo insaciable de seguir comiendo aún sin hambre. De ahí que cuando nos ofrecen algo dulce sea difícil resistirse ¡incluso con malestar en el estómago!. La industria alimentaria se aprovecha de esto e incluye azúcar en numerosos productos para aumentar sus ventas:

  • Cereales
  • Maíz en lata
  • Salmón ahumado
  • Dulces, tartas, pasteles, helados
  • Bollería industrial
  • Zumos
  • Pan blanco y de molde
  • Arroz blanco
  • Tomate frito
  • Empanadillas congeladas
  • Pepinillos en vinagre
  • Mayonesa
  • Caldo de verduras
  • Patés
  • Refrescos
  • Galletas
  • Chocolates
El consumo reiterado de azúcar en cantidades superiores a las necesarias provoca múltiples problemas de salud ya que hace trabajar más al páncreas para eliminar ese exceso de azúcar en el cuerpo, produciendo insulina. Las afecciones más comunes producidas por el exceso de dulce son: caries, diabetes tipo 2, obesidad y problemas de irritabilidad, ira o agresividad, sobre todo en niños.

¿Cómo un producto presente en la naturaleza (caña de azúcar, remolacha y frutas) puede causar adicción y tantos problemas de salud? La clave está en su proceso productivo. El azúcar presente en los alimentos de forma natural es mejor absorbida por el cuerpo, que la utiliza según sus necesidades al incluir vitaminas, fibra y proteínas necesarios para su digestión. Sin embargo, el azúcar refinado penetra más rápidamente en la sangre y la respuesta de bienestar es casi inmediata, pero aumenta la exigencia del organismo robándole a éste estas sustancias previamente eliminadas del azúcar en su refinamiento, en el que se utilizan productos como la cal, el dióxido de carbono, el sulfato de calcio y el ácido sulfúrico. Tras este proceso, llega a nosotros el azúcar en cristales blancos.



Si sientes ansiedad por comer algo dulce, sobre todo por la noche; si al hacerlo te sientes bien y luego necesitas más o te sientes culpable; si tienes problemas de insomnio; si necesitas algo dulce después de comer o si te sientes triste o deprimido y te refugias en golosinas… quizá seas adicto al azúcar. Como alternativas, siempre son mejores las mieles, que conservan mayores propiedades nutritivas o la estevia: planta originaria de Paraguay que supera al azúcar en poder endulzante. 

lunes, 13 de enero de 2014

Imputada

La Infanta Cristina, hija del Rey Juan Carlos, ha sido imputada por el Juez José Castro por los supuestos delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal. Se trata de la segunda vez que se imputa a la Infanta. si bien la primera vez se suspendió su imputación por resolución de la Audiencia Provincial de Palma.

Según el auto del juez, Doña Cristina era el centro de un sistema para defraudar a Hacienda de forma reiterada, siendo consciente de las irregularidades que se cometían. Cargaba gastos personales a Aizoon, pagando con ello menos IRPF y gracias a su condición de hija del Rey la trama se aseguraba tener un escudo fiscal ante una inspección. De esta manera, se conseguía desviar dinero público al bolsillo del matrimonio formado por ella e Iñaki Urdangarín.


A pesar de que la defensa de la Infanta anunció que recurriría la imputación, finalmente han decidido no hacerlo, ya que la mala imagen que arrastra la Casa Real en los últimos tiempos se vería aún mas dañada de resultar suspendida su imputación por segunda vez. Hace ya tiempo que la Monarquía mide el impacto que tienen sus actos en la opinión pública tras su pérdida de respaldo y popularidad.

No ha sido fácil el camino recorrido por el juez José Castro en este caso: según el diario El Mundo, el acoso por el que ha tenido que pasar ha incluido el sellado de la puerta de su casa con silicona, excrementos en la entrada, las ruedas de su coche pinchadas y según la revista Interviú, seguimientos por parte del Centro Nacional de Inteligencia. Se encontró también en contra a la Abogacía del Estado, a la Agencia Tributaria y a la Fiscalía, hecho este último lamentado por Martín Pallín entre otros (ex fiscal y magistrado emérito del Tribunal Supremo), que no comprende que la Fiscalía haga una defensa regia de la Casa Real.

Veremos qué dice la justicia cuando llegue el momento aunque ya sabemos que ésta no existe con mayúscula ni es igual para todos, pero en medio de tanto desprestigio institucional, esta imputación supone un rayo de luz sobre la oscuridad que invade el funcionamiento de las instituciones de nuestro país y nos hace a todos un poquito mas iguales. Porque pocos dudan de que de no apellidarse Borbón, hace tiempo que la imputación se hubiese producido.