sábado, 30 de noviembre de 2013

Reciclaje en España

El reciclaje consiste en procesar materiales que han sido desechados para convertirlos en productos nuevos. En nuestro país, las organizaciones sin ánimo de lucro Ecoembes y Ecovidrio son las encargadas de gestionar la recuperación y el reciclaje de los contenedores amarillo, azul y verde (plásticos/latas/briks, papel/cartón y vidrio respectivamente), aunque no hay que olvidar que prácticamente todo se puede reciclar, existiendo puntos limpios donde depositar madera, escombros, pinturas, etc. Además, existen contenedores propios para aceite, pilas o materia orgánica.

Según su informe de 2012, en España se reciclaron el 70,3% de envases domésticos, siendo los materiales más reciclados los envases de cartón (81,9%), seguidos de los de metal (81,6%), vidrio (60,6%) y plásticos (53,6%). El dato supone la continuidad de una línea ascendente desde que se comenzara con la recogida selectiva de los residuos en el año 1998.



La recogida y el reciclaje evitan la emisión a la atmósfera de cientos de miles de toneladas de CO2, además de ahorrar otras tantas miles de toneladas en materias primas. Con ello se consigue contaminar menos, ahorrar energía y conservar recursos naturales. Además, genera 42.000 puestos de trabajo en España. Merece la pena por tanto, hacer el pequeño esfuerzo de separar en casa los desechos en diferentes cubos, a pesar de la falta de espacio que reina en ocasiones en nuestras cocinas o de la pereza que algunas personas manifiestan a la hora de seleccionar la basura. El Planeta se merece este pequeño gesto, y mucho más.


El anuncio de la Lotería

Se acerca la Navidad y cada año su proximidad se siente con diferentes señales: hay turrón en el súper, las calles se alumbran, se anuncian juguetes en la tele… Precisamente la publicidad en televisión y su repercusión mediática marca en gran medida el éxito o fracaso de una campaña, que en el caso de productos navideños es fundamental, debido a que, a diferencia de otros productos,  sólo se puede realizar en un corto periodo del año.

Muchos recuerdan anuncios navideños que se han convertido en clásicos gracias, entre otras cosas, a sus sintonías: "las muñecas de Famosa se dirigen al portal"; "El Lobo, que buen turrón"; "Vuelve, a casa vuelve, por Navidad" (El Almendro);. En estos casos, el marketing ha logrado que nuestra mente relacione el anuncio con la Navidad y a su vez con el producto, recordándolo con el paso del tiempo. Lo mismo ocurría con otro anuncio, el de la Lotería de Navidad, protagonizado por Clive Arrindel (el "calvo" de la Lotería). La idea era simple, sencilla: sobre una sintonía, este señor, que representaba la suerte, se paseaba por España repartiéndola, soplando los números desde sus manos. Y ya está. Arrindel protagonizó el anuncio de la lotería de Navidad entre 1998 y 2006. Todo un clásico.


Este año, en el que se prevé un descenso de ventas, el anuncio lo protagonizan cinco cantantes españoles de lo más dispar: Marta Sánchez, David Bustamante, Niña Pastori, Raphael y Montserrat Caballé. Cantan bajo un árbol formado por los bombos de la Lotería, pero lo que cantan no es una canción cualquiera, sino una versión de una canción de Elvis Presley: "Always on my mind", que nada tiene que ver con la Navidad aunque se le haya cambiado la letra. El anuncio ha cosechado un sin fin de críticas en las redes sociales y a las 48 horas de su primera emisión ya contaba con versiones en internet (facebook, youtube…) parodiándolo. 

Los responsables del spot lo consideran un éxito publicitario porque la gente habla de él y ha alcanzado más de dos millones de visitas. Sin embargo, las burlas, críticas, parodias y calificaciones negativas (histriónico, terrorífico, fingido, con fallos en cuadrar el playback, etc. ), tanto para el anuncio como para sus protagonistas, parecen indicar lo contrario, dejando a pocos indiferentes. 

Lejos de convertirse en un clásico, parece que este año el anuncio se ha comido al producto y eso en términos de marketing publicitario no se puede considerar un éxito. Y para muestra un botón: este año ha salido otro spot en el que un niño abría un regalo y se volvía loco al descubrir qué era: ¡un palo!. Pero, ¿cuántos recuerdan lo que se anunciaba en ese spot? 

lunes, 25 de noviembre de 2013

Santa Cecilia 2013

El 23 de noviembre se celebró en San Andrés y Sauces la festividad de Santa Cecilia, patrona de los músicos, que desde hace 32 años consigue reunir en un solo municipio de la isla de La Palma a todas las bandas de música municipales. 

Esta tradición comenzó tímidamente en 1982, cuando se reunieron en Santa Cruz de La Palma las bandas de "San Miguel" (de la propia capital) y la banda municipal de Puntallana. Desde entonces, se han ido sumando bandas hasta lograr la presencia de todas, como así ha sido este año: 14 bandas, una por municipio, además de la presencia de la banda del Centro de Formación de Tropas de Canarias. 

En estos 32 años se ha conseguido que municipios que no contaban con banda de música, formasen una, sobre todo en la mitad norte de la isla: Tijarafe, Puntagorda y Garafía. Sin duda este evento ha supuesto un antes y un después en la cultura musical de La Palma, que permite a los músicos de todas las edades compartir un espacio común de convivencia, reencuentros, y por qué no decirlo, cierto pique y competitividad. 

Como miembro de la banda municipal de música de San Andrés y Sauces, desde hace 20 años (virgen santa, cómo pasa el tiempo -pero estoy igual, lo juro-), aprovecho estas líneas para agradecer a todos los que han hecho posible que pudiera leer una partitura, tocar un instrumento o escribir mi propia música: a mis padres por comprarme el clarinete, a Estela por enseñarme solfeo, a mi hermana Yanira porque me apuntó a esas clases con ella sin yo saber lo que la palabra "solfeo" significaba, a Castro por sus "ladridos", y a esos/as compañeros/as que ya estaban cuando yo entré y que aún a veces aparecen para recordar viejos tiempos o "hacer bulto" (como yo), en especial a la que me indicaba a cada rato con un dedo por donde íbamos tocando, cuando yo apenas sabía leer una partitura, y a la que viene de Rusia (ellas saben quienes son, que nombrar está feo).

Nos vemos en Tazacorte 2014.


viernes, 15 de noviembre de 2013

Ana Botella: peor imposible

Anoche veía a "Los Chunguitos" imitar a Azúcar Moreno en Antena 3, subidos en unos tacones que les hacían tropezar a cada paso. Pensaba que era imposible tropezar tanto en tan poco tiempo, pero pronto me di cuenta de que sí era posible, porque si hay alguien en este país a quien se le dé bien tropezar, esa es la alcaldesa de Madrid: Ana Botella.

Basuras: Resulta que la ciudad de Madrid lleva más de una semana sufriendo una huelga de empleados de la limpieza de basuras, porque en las empresas que hacen este servicio para el Ayuntamiento se va a producir un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que prevé despedir a 1.000 trabajadores y bajarle el sueldo al resto. Ana Botella, argumentando que ese problema no es del Ayuntamiento sino de las empresas concesionarias con sus trabajadores, afirma que no puede intervenir en el conflicto y tarda 4 días en reunirse con ellos. 

Tanto para la oposición como para algunos miembros de su propio partido, la postura de la alcaldesa debería ser más firme. Muchos la tachan de incompetente y califican su gestión de desastrosa, no sólo por la imagen que se da de Madrid al mundo, sino porque dicha imagen afecta también a la imagen de España y a la del propio Partido Popular. Por lo pronto la prensa internacional ya se ha hecho eco de este asunto, con titulares tales como "un caos apestoso" (The Financial Times); "capital de los residuos" (Frankfurter Allgemeine Zeitung); "la basura se acumula en Madrid" (Wall Street Journal); "Madrid inundado de basura" (Le Monde). Las críticas se centran en la mala gestión del conflicto y en los recortes en los presupuestos del Ayuntamiento, con una alcaldesa al frente que no está a la altura para presionar y llegar a un acuerdo. Y mientras, la ciudad al borde de la emergencia sanitaria. ¿Tendrá que limpiar la basura el ejército?

Tragedia en Madrid: 1 de noviembre de 2012: durante una fiesta en el pabellón Madrid Arena, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, se produce una avalancha de personas cuyo resultado son 5 chicas muertas por aplastamiento. Con el paso de los días salen a la luz diversas irregularidades: 
  • Exceso de aforo: la empresa organizadora (Diviertt) había pagado una tasa para organizar una fiesta de 5.000 personas, pero había vendido al menos 16.000 entradas.
  • Ni Ayuntamiento ni Diviertt avisaron al Samur ni a los bomberos de que se iba a celebrar esta fiesta, por lo que no había servicios sanitarios preparados y los que existían en el pabellón eran insuficientes.
  • El Ayuntamiento destinó 12 agentes de policía para una fiesta de esta magnitud.
  • El Ayuntamiento alquila el pabellón a Diviertt a pesar de que la Ley de Contratos Públicos lo impide, porque Diviertt tenía deudas con la Seguridad Social.
A las pocas horas de producirse este suceso, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, viajó a Portugal con su familia para pasar unos días en un spa de lujo: Penha Longa Hotel Golf Resort. La excusa: "lo tenía planeado desde hace tiempo". Y tan ancha se quedó.

Juegos Olímpicos: el fracaso de la candidatura olímpica de Madrid 2020 no se puede achacar a Ana Botella, pero lo cierto es que conseguir los Juegos para la ciudad hubiera supuesto un logro en el que apoyarse para presentarse a las elecciones municipales de 2015. Regresar a España con las manos vacías tras todo el dinero invertido en la candidatura y la penosa imagen dada en las ruedas de prensa anteriores a la decisión del Comité Olímpico Internacional son una mancha más en su torcida carrera política. Porque si te preguntan en inglés por el paro en tu país, no puedes responder que tienes el 90% de las infraestructuras hechas (aunque luego dijo el 80%, no se aclaraba ni en esto). Eso sí, para la presentación final estudió a conciencia haciendo gala, en una sobreactuada exposición, de un inglés propio de las películas de Alfredo Landa, llegando a la cumbre de la excelencia con su célebre frase: "a relaxing cup of café con leche". 

Pero no es la única frase que nos deja para el recuerdo, ya que la esposa del expresidente del Gobierno, José María Aznar, la reina de las peras y las manzanas (en alusión al matrimonio homosexual), ha dicho que la excesiva polución de Madrid "no es nociva para la salud de los ciudadanos"; que la Cenicienta es un ejemplo por los valores que representa ya que "recibe los malos tratos sin rechistar", buscando "consuelo en el recuerdo de su madre"; o que los mendigos son "una dificultad añadida a la limpieza de las calles". 

En el Partido Popular tienen claro que no será la candidata a la alcaldía de Madrid en 2015, vistos los sondeos que manejan desde dentro, en los que sale peor parada que otros aspirantes como Esperanza Aguirre. Aunque la verdad es que Ana Botella jamás debió ser alcaldesa de Madrid, porque nunca fue elegida por los ciudadanos. Ha sido una alcaldesa de rebote que logró el lugar que hoy ostenta gracias a que el verdadero ganador de las elecciones municipales de 2011, Alberto Ruiz Gallardón, dejó su puesto de alcalde a los 7 meses de ser reelegido para poder ser Ministro de Justicia. De esta forma, Ana Botella, número 2 de la lista del PP, pasó a ser la (peor) alcaldesa de Madrid en toda su historia. 

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Cambio climático: S.O.S.

El pasado lunes se inauguró en Varsovia (Polonia), una nueva Cumbre sobre el Cambio Climático, marcada por el desastre reciente en Filipinas, donde el tifón Haiyán ha dejado al menos 10.000 muertos tras de sí. 

Este tipo de reuniones internacionales se lleva produciendo desde hace décadas: Estocolmo 1979, Río de Janeiro 1992, Berlín 1995, Kioto 1997, etc., y a pesar de que los datos científicos que tenemos sobre la mesa indican, con una certeza del 95%, que las actividades humanas son las principales causantes del aumento de temperaturas que sufre La Tierra desde 1950, los acuerdos y medidas adoptados son tibios y lentos. Los más destacables: la Agenda 21 y el protocolo de Kioto, donde los países firmantes (Europa y pocos más) se comprometían a reducir las emisiones de gases potenciadores de efecto invernadero, fundamentalmente CO2. 

El problema es que los principales países emisores de estos gases no firman los acuerdos. La suma de las emisiones de sólo dos países, supone casi el 50% de las emisiones totales del planeta: Estados Unidos y China. Pero hay más países no comprometidos, como Rusia o la India. Incluso el país donde se celebra este año la Cumbre apuesta por el carbón en vez de por energías más limpias. No hace falta indicar que, obviamente, los objetivos del protocolo de Kioto no se cumplieron. 

Algunos datos: en el último siglo la temperatura de La Tierra ha aumentado 0,74 grados; los cascos polares se derriten y se estima que a final de siglo podría desaparecer el hielo del Polo Norte. El aumento del nivel del mar se ha duplicado en 150 años y el número de huracanes de fuerza 4 y 5 se ha duplicado en los últimos 30. Las altas temperaturas y las lluvias torrenciales favorecen las epidemias: paludismo, cólera, malaria y dengue entre otras, por no hablar de los muertos tras inundaciones, huracanes, tifones, tsunamis y terremotos, cada vez más frecuentes y de mayor intensidad.



El planeta necesita una acción conjunta e inmediata, de difícil consenso ya que los intereses económicos predominan sobre los problemas ambientales (increíble pero cierto). No obstante, acuerdos de tal magnitud en este terreno ya han sido posibles en el pasado. Recordemos cómo tras las evidencias científicas observadas en 1976 sobre la disminución de la capa de ozono, que posteriormente se confirmó con la existencia de un agujero en dicha capa, se llegó al acuerdo internacional de eliminar los CFCs de las latas de aerosoles para el año 1996. En 2012 la NASA indicaba que la capa de ozono se estaba recuperando, conclusiones a las que también llegó este año un grupo de científicos alemanes del observatorio meteorológico Neumeyer III. Sin embargo, los niveles óptimos de ozono no se alcanzarán hasta aproximadamente el año 2050. 

El calentamiento de La Tierra es innegable; las consecuencias de dicho calentamiento también. Inevitablemente, aunque tomemos medidas serias, sufriremos las consecuencias de tantos años de mirar para otro lado, pero el hecho de tomarlas o no tomarlas puede marcar la mayor o menor magnitud del desastre que sufriremos en el futuro. Pero el clima y los fenómenos meteorológicos no son como la economía, que diferencia entre países ricos y pobres. En esto, todos ganamos o todos perdemos.