domingo, 24 de febrero de 2013

Decadencia del Telediario de TVE

Esta semana hemos asistido a lo inevitable: el Telediario 1 de TVE ha sido destronado como líder de audiencia en favor de los informativos de la competencia. Caso aparte es el Telediario 2, que lleva meses siendo tercera opción en su franja (superado por Antena 3 Noticias e Informativos Telecinco).

En los últimos años, los informativos de TVE habían sido reconocidos a nivel nacional e internacional por su calidad, independencia y pluralidad, recibiendo premios como el de mejor informativo del mundo (Media Tenor TV News Award) en 2009, por delante de los informativos de prestigio de la BBC o TF1, quedando en segundo lugar en estos mismos premios en 2010; el Premio Ondas o el Premio Nacional de Televisión, ambos en 2011.

Tras la llegada del PP al Gobierno de la nación, se modificó por decreto la ley de RTVE aprobada en 2006 por la que los miembros del Consejo de RTVE eran elegidos por mayoría de dos tercios en Congreso y Senado. Ahora son elegidos por mayoría absoluta (más fácil de lograr que mayoría de dos tercios). En la práctica, esto significa que el Gobierno es quien controla RTVE. 

Una de las primeras medidas fue nombrar a Julio Somoano director de los servicios informativos del ente público. Este periodista fue director y presentador de informativos de Telemadrid y tras presentar su informativo nocturno, y sus bajos datos de audiencia (a veces un 3%) fue relegado al informativo matinal. Los propios trabajadores de la cadena denunciaron en multitud de ocasiones la manipulación a la que era sometido el canal, donde, según ellos, "no se grababan ni emitían informaciones que no coincidieran con la ideología o creencias de la dirección". 

Desde la llegada de Somoano y su equipo a RTVE, el desplome de sus informativos es imparable. Todos hemos visto cómo noticias que abren el informativo en otras cadenas, en TVE han sido emitidas en 5º lugar (día de la Diada en Cataluña); cómo se quitan contertulios en debates para poner a otros como a la mujer del Ministro de Cultura y Deporte, José Ignacio Wert; cómo se intentan maquillar los datos de audiencia de los Telediarios, "troceándolos", de tal manera que el sumario, que tiene menos audiencia, contabilice aparte del resto del informativo para ganar unas décimas de share... 

Con todo, lo que se ha conseguido es que la credibilidad informativa de TVE pase por mínimos históricos y que se pierda el prestigio conseguido. Y resulta incomprensible como en el s. XXI se puede pretender "poner puertas al campo" y manipular a la opinión pública desde un ente público que pagamos todos. Hace mucho tiempo que, por suerte, podemos elegir lo que vemos, lo que leemos y lo que pensamos sin nadie que nos lo dicte desde arriba y eso, la gente lo sabe y se nota. Que se lo digan a Somoano.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Conformismo político

Desde que comenzó la crisis financiera allá por finales de 2008, en este país se ha ido destruyendo progresivamente el Estado del Bienestar. Lo que en un primer momento comenzó como una recesión propia de los ciclos a los que está sometido el sistema capitalista de por sí y que se estimaba que durase unos dos o tres años, se ha convertido en un pozo sin fondo donde, cinco años después, seguimos cayendo. La crisis financiera se ha convertido en crisis política, social y del propio sistema que en vez de producir un cambio de rumbo hacia otro más justo, humanizado y social, ha tomado el rumbo contrario.

En España, las diferentes reformas laborales (del PSOE y del PP) de los últimos años han derivado en la pérdida de derechos ciudadanos a todos los niveles: bajada de sueldos, pérdida de poder adquisitivo, congelación de las pensiones, despido y ERE libres, copago sanitario, pago de tasas para acudir a la justicia y el paro en niveles récord: 6 millones (26% en España; mas de un 33 % en Canarias). Y mientras, vemos como supuestamente el Duque de Palma debe su nivel de vida al dinero público del que se ha lucrado, se han pagado sobresueldos en negro a la cúpula del Partido Popular, aparecen los casos Bárcenas y Gurtel, se  debate una ley de transparencia que no afecte a la Casa Real...

Según el barómetro del CIS del pasado mes de enero, el principal problema para los españoles es el paro (81,1%) seguido de los problemas de índole económica, los políticos y la política y la corrupción. Para los encuestados, ni Rajoy ni Rubalcaba despiertan confianza (el 82,1% desconfia de Rajoy y el 88% de Rubalcaba). La valoración de ambos "líderes" políticos es de un 2,8 y 3,4 sobre 10, respectivamente. Todos sabemos que en su última etapa en el Gobierno, el PSOE negó la crisis, tomando posteriormente medidas tarde, mal y en contra de sus propios principios. Lo mismo ha hecho el PP en campaña electoral al prometer no subir los impuestos, no tocar las pensiones, la sanidad ni la educación y hacer todo lo contrario. Por entonces, Mariano Rajoy decia que subir el IVA era "contraproducente, injusto y suponía un hachazo de mal gobernante".

Sin embargo, a pesar del descontento social, de los movimientos sociales como el 15M o las plataformas contra los desahucios, a pesar del paro, de la corrupción, de la desconfianza ciudadana en los políticos, la estimación de voto indica que el PP ganaría las elecciones generales con un 33,5% y el PSOE sería segundo con un 28,2%, Es decir, más de lo mismo. Y yo me pregunto: ¿somos conformistas en España, que pase lo que pase, dejamos que gobiernen siempre los mismos?. ¿Por qué no damos la oportunidad a otras alternativas políticas, que las hay, para gobernar? Ya sabemos como lo hacen los de siempre, y no estamos conformes con ellos, ¿o sí?